post

Deporte y bebida siempre van unidos

Cuando realizas una actividad física intensa nuestro organismo desecha nutrientes a través del sudor. Esta expulsión de minerales debe reponerse de forma externa para evitar deshidrataciones, fatigas o mareos. Por ello, es necesario recurrir no solo al vaso de agua, sino también a bebidas isotónicas. Éstas son tan comunes en el deporte que incluso se les conoce como ‘bebidas deportivas’.

El mayor beneficio de estos líquidos es la rápida absorción y distribución a través de la sangre de sus nutrientes (principalmente sodio, magnesio, cloro y potasio, que se pierden con el sudor).

Se aconseja tomarlas después o durante una actividad física de intensidad y media-larga duración, ya que ayudan a mantener en un buen nivel la glucosa de nuestra sangre. También, si hace mucha calor o hay mucha humedad, ya que la sudoración será mayor que en un ambiente seco y templado.

Por el contrario, si el deporte no requiere un gran esfuerzo o es de corta duración, bastará con beber agua, sin ser necesario recurrir a estas bebidas.

Sin embargo, no debes olvidar que ningún abuso o exceso es bueno, y en este caso tampoco, ya que puede provocar un efecto rebote y ocasionar deshidratación o malabsorción de los minerales.

Mantén una dieta equilibrada

Además, como deportista, debes mantener una dieta equilibrada en todos los nutrientes. Es decir, no descuidar un aporte necesario para nuestro cuerpo y potenciar mucho algún otro. Necesitamos una ingesta equitativa de hidratos de carbono, potasio, calcio, magnesio, proteínas, etc.

Si quieres tener un estilo de vida saludable debemos eliminar de nuestro menú los ultraprocesados y bollería industrial, y consumir mucha fruta, pescado, carne, legumbres, verdura, frutos secos… La clave reside en tener una dieta variada consumiendo productos saludables.

También debes prestar atención a realizar cinco comidas diarias, sin dejar intervalos muy largos de tiempo entre ingesta e ingesta. Lo ideal es comer cada 2-3 horas aproximadamente, y beber 1 o 2 litros de agua diarios.

¿Consumir bebidas alcohólicas?

Si lo que te preocupa es mantener la línea, tu licorería online cuenta con bebidas con muy bajo valor calórico. La sidra es la reina de las bebidas alcohólicas con pocas calorías (en torno a las 30-40 kilocalorías), ya que su base es la fruta.

La más usual es la fermentada de manzana, pero los avances han desarrollado saborizantes que pueden darle un gusto diferente.

Consumidos de forma moderada, el vino y la cerveza son incluso beneficiosos para nuestra salud. No es un falso mito, sino que está demostrado científicamente, y son muchos los médicos que aconsejan una copa al día.

Y es que, a pesar de que son bebidas alcohólicas, tienen ingredientes beneficiosos para nuestra salud. La cerveza se fabrica a partir de agua y cereales como el trigo o la cebada. Ésta tiene un alto valor nutritivo ya que aporta potasio, calcio o magnesio a tu organismo. En el caso del vino, su base es la uva.

Lo último en bebidas

Pero si no quieres ingerir alcohol, los avances en el sector han desarrollado Whiskys y Ginebras ‘cero’, que consiguen mantener el mismo sabor que tu bebida alcohólica preferida. La diferencia está en el proceso de fabricación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *